Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare
Camel ingenieria

DE DESPLAZADA A PROPIETARIA

DE DESPLAZADA A PROPIETARIA
Por. Rosalba Múnera Valencia

Todo es nuevo y esperanzador en la vida de Marien Solany Rengifo, una emprendedora que, después de vivir un verdadero ‘infierno’, tiene planes para fortalecer su propia fábrica de sandalias y bolsos de cuero, con recursos de capital semilla del Fondo Emprender del SENA (FE).

Tras el asesinato de dos de sus cuñados y las llamadas amenazantes, hace cinco años se vio obligada a dejar la tierra que la vio nacer, acompañada de su esposo y su pequeña hija, dejándolo todo para buscar refugio en el departamento de Casanare.

En su nueva condición de desplazada, Marien Solany fue registrada en el programa Juntos (Red Unidos y Acción Social), de Casanare, a quienes les contó sobre sus competencias en marroquinería, desarrolladas en el SENA, en el Valle del Cauca (su natal departamento).

Esta circunstancia hizo que se le abrieran inmediatamente las puertas del área de empresarismo y emprendimiento de la Entidad en Casanare, donde conoció a su socia de hoy, Nohemí Galvis, quien venía de Arauca y, al igual que ella, contaba con conocimientos en elaboración de bolsos y carteras.

En una humilde vivienda, que habita con su familia en un barrio de Yopal, improvisó una fábrica artesanal. “Hay que tener ganas para salir adelante, buscar los medios para obtener las cosas. Inventé una vulcanizadora artesanal, con un tarro y una estufita eléctrica, y transformé una pulidora con un motor de nevera, que son mis herramientas de trabajo. Ahora, tengo tres pares de hormas, necesarias para arrancar mi empresa. No quiero quedarme como desplazada y que todo me lo den; quiero luchar por mi sueño de ver mi empresa crecer y ver a mi hija profesional y empresaria”, afirma Rengifo.

‘Visa’ para un sueño

Según Natalia Ramírez, gestora de emprendimiento del SENA, “trabajamos con victimas, siguiendo una ruta que permite acceder a los programas que ofrecemos: se inicia en el Servicio Público de Empleo (SPE), donde registramos a las personas y diagnosticamos sus competencias (capacidades y habilidades); posteriormente, identificamos quienes están realizando algún trabajo y que cuenten con perfil para el emprendimiento. Una vez establecido esto, les asignamos un equipo de gestores y asesores de proyectos, quienes les brindarán acompañamiento permanente en el desarrollo de una idea de negocio. Una vez finalizada esta fase y determinadas las falencias en materia de formación técnica, les damos la capacitación requerida. Finalmente, las asesoramos en la preparación del plan de negocios, el cual sometemos a consideración del FE, a través de las convocatorias que realiza”.
DE DESPLAZADA A PROPIETARIA

Agregó la funcionaria que el caso de Marien Sorany Rengifo y Nohemí Galvis, es muy interesante, “pues llegaron al SENA en búsqueda de oportunidades para mejorar sus condiciones. Con ellas se empezó a madurar la idea. Actualmente tienen montada su unidad productiva y vamos a presentar la propuesta al Fondo Emprender, para la adquisición de equipos y el fortalecimiento de su pequeña fábrica artesanal”

Paralelamente, el SENA, en Casanare, trabaja con otros grupos de emprendedores de población desplazada, para que pongan en marcha o fortalezcan sus pequeños negocios de piscicultura, confecciones, cárnicos, para capacitarlos en los respectivos procesos mas productivos, y apoyarlos en la elaboración de proyectos, para aplicar al Fondo Emprender.

De acuerdo con Nubia Stella Cárdenas, coordinadora de la Red Unidos, en Casanare, este departamento registra unas 25.000 víctimas ( 5.000 familias) de desplazamiento, siendo Yopal, la capital, el mayor receptor con más de 7.000 personas.

“Trabajamos de manera articulada con el SENA, que es un aliado estratégico para la Red y para la población victima de la violencia, pues proporciona atención y capacitación. Se destaca que a la totalidad de las victimas le hacemos seguimiento para determinar sus logros y avances, en términos de capacitación, emprendimiento, y creación de nuevas unidades productivas, que les asegure su autosostenimiento y crecimiento individual y familiar”, puntualizó Cárdenas.

Agregó la funcionaria que las personas victimas del desplazamiento, que atiende Red Unidos, son, en su mayoría, muy creativas, pero que necesitan apoyo para seguir adelante en el desarrollo de sus iniciativas.

Cifras del flagelo

De acuerdo con las estadísticas de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), Colombia registró en 2011, un total de 259.146 nuevos desplazamientos, con lo que la cifra total de personas víctimas de este fenómeno asciende a 5.445.406 (tomado del informe anual ‘Desplazamiento creciente y crisis humanitaria invisibilizada’.


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar