!9 Años salud yopal
Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

Arrocero en Trinidad cerró vía pública y ahora pide mil millones a la Alcaldía para permitir su restablecimiento

 

Un arrocero de Trinidad cerró una vía pública en el corregimiento El Convento y ahora pide más de mil millones de pesos a la Administración Municipal para su restablecimiento.


Los hechos se remontan al año 2008 cuando Rafael Quesada Martínez compró la finca Belén, en la vereda San Vicente del corregimiento El Convento, frente a la vía terciaria conocida como “Morita”, cruce mata de vaquero, antiguo camino hacia Bocas del Pauto, quien bajo el argumento de la inseguridad que se registraban en la zona y con la anuencia de la comunidad residente en el área instaló un portón y cada uno de los vecinos tomó una llave para el acceso.


Trascurridos los días Quesada Martínez cambió el candado y les indicó a los demás finqueros que debían llamar ahora a su encargado para que abriera la puerta. Pero al cabo de unos meses impidió totalmente el ingreso afectando el tránsito y las actividades agropecuarias que realizaban los demás dueños de los predios, según informó la abogada Ludy Velandia Lemus apoderada de los vecinos de la zona.


Como si fuera poco, sobre la vía terciaria en la cual se tienen registros de inversión por parte del municipio para la adecuación del terraplén, así como de Perenco que dentro de su gestión social adecuó y mejoró un puente sobre el caño Orocio, el finquero Quesada Martínez construyó una pista de aterrizaje la cual fue cerrada hace pocos meses por la Aeronáutica civil, al constatar los hechos, mientras que los demás propietarios de los terrenos se veían afectados por el cierre del camino y exigían a la Alcaldía la restitución de la vía pública, agregó la apoderada.


Tanto el municipio de Trinidad, como los vecinos, de acuerdo con la Declaratoria del Artículo 25 del esquema de ordenamiento territorial aprobada por el Concejo de esa población, adelantaron una querella de restitución de vía pública bajo la Administración del Alcalde anterior Jesús Yonency Cuevas.

 

Pero mediante nuevas acciones legales, Rafael Quesada Martínez dilató la recuperación del espacio público, donde un fallo del Juzgado Promiscuo de Orocué ordenó que haya una conciliación y que se reconozcan las supuestas mejoras que Martínez hizo. Es ahí donde exige la cifra de mil millones de pesos, la cual la Alcaldía no está en la capacidad, ni disposición de pagar, más cuando se trata de una vía pública y un bien común.


En una de las inspecciones que se realizó la comunidad evidenció a través de fotografías y vídeos que Martínez utilizó una maquinaria para desviar las aguas del caño Orocio con el fin de generar socavación sobre el puente, causó graves afectaciones en la ronda del caño por lo que interpusieron la queja ante Corporinoquia y la denuncia en la Fiscalía.


La abogada Ludy Velandia, apoderada de la comunidad afectada, informó que en ningún caso de los interpuestos por Quesada Martínez en los Juzgados se discute el carácter de vía pública, sino que hay una conciliación sobre las mejoras de la vía, pero las pretensiones son demasiado elevadas y la Alcaldía no va a acceder a tan exorbitante requerimiento.


El más reciente capitulo del conflicto por la vía fue el envió por parte del Alcalde de Trinidad Milber Pérez de maquinaria y volquetas para elaborar el terraplén que está en etapa de construcción y que ahora alega Rafael Quesada Martínez le divide su propiedad y pasa entre las casas levantadas al parecer para impedir el paso de la carretera.




]




Comentarios

Cerrar
s
Cerrar