Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

Molusco venenoso invade las calles de Hato Corozal

Molusco venenoso  invade  las calles de Hato Corozal
Alrededor de 40 mil caracoles africanos fueron recogidos en el centro del municipio de Hato Corozal en una campaña que lideró la misma comunidad para evitar los riesgos para la salud que este molusco causa y que invade a la población del norte de Casanare.

Los habitantes de Hato Corozal expresaron su preocupación ante la abundante presencia del caracol gigante africano o molusco invasor, que devora cultivos y jardines.

“Decidimos notificar a la Secretaría de Salud del Departamento ante la negligencia de la Alcaldía que no quiso hacer nada por el tema”, afirmó una de las participantes en la Jornada de recolección de caracoles.

Ayer la Secretaría de Salud Departamental, Defensa Civil y la comunidad realizó la captura de los animales en jardines, andenes, lotes y hoy se hará la correcta disposición final de los moluscos que se reproducen 3 veces al año.

Una plaga

El pequeño molusco es considerado como una de las cien especies exóticas invasoras más dañinas del mundo. Reconocida a nivel mundial como plaga que afecta la biodiversidad, la salud pública y la productividad agrícola en diferentes países.

Adriana Pelayo, habitante de Hato Corozal advirtió a la comunidad de "No manipular el animal, no llevarlo a las viviendas, no arrojarlos a quebradas o cuerpos de agua y no desmontar malezas en lotes, para no proliferar su aparición".

Ambientalmente la amenaza se concentra en que desplaza a otras especies y destruye ecosistemas donde por ejemplo zonas de morichales y humedales se secan por la presencia del caracol, que se come la flora. También consume caracoles más pequeños y típicos de las regiones, y esto representa un peligro para el equilibrio ecológico.

Para los agricultores, es una plaga que destruye cultivos, ya que puede consumir más de 800 clases de plantas, incluso tubérculos, árboles frutales, leguminosos (fríjol, soya), cacao y algunas ornamentales. Ya es fácil verlo en cultivos de papaya, yuca, plátano, banano y aun en cultivos de café, donde no era usual hallarlo.
Molusco venenoso  invade  las calles de Hato Corozal
Para toda la población, su presencia no es grata porque pone en riesgo la salud. No es venenoso, pero usualmente es portador de un parásito que causa dolores abdominales y meningitis, una dolencia potencialmente mortal.

Algunos caracoles tienen un parásito que lo adquieren al comer o tener contacto con residuos que dejan roedores, especialmente ratas, que lo llevan en sus pulmones y que suelen excretar al suelo. La cadena mortal sigue creciendo cuando el caracol que ha adquirido el parásito contamina alimentos que son consumidos sin lavar por los humanos, en ese momento la persona se expone a que ese parásito se introduzca en su cuerpo y produzca problemas intestinales, apendicitis y, si se instala en el cerebro, meningoencefalitis, dolencia potencialmente mortal.

El caracol es muy resistente y además polífago, es decir, permanece con un hambre voraz que calma comiendo cuanto encuentra, incluso el cemento de las paredes, rico en carbonato de calcio y que consume para fortalecer su caparazón. Y además tiene una facilidad increíble para reproducirse. Es hermafrodita (tienen ambos sexos a la vez) y puede aparearse con cualquier ejemplar de su especie. Cada uno puede poner tandas de huevos fértiles durante meses, entre 100 y 200 por cada postura, que eclosionan en máximo 21 días.


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar