!9 Años salud yopal
Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

En malas vecinas se convirtieron dependencias de la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía en Yopal

miguelangelok | Yopal | | comentarios: 0

 Habitantes de viviendas aledaños a la Unidad de Reacción Inmediata URI de la Fiscalía en Yopal, en la carrera 19 entre calles 5 y 6, denunciaron que están en riesgo, ante los recientes intentos de fuga y peleas protagonizadas por los delincuentes privados de la libertad en las carceletas ubicadas en ese céntrico sector de Yopal.

Señalaron que están gravemente afectados por los daños ocasionados por los reclusos que en intentos de fuga recientes han roto la única pared que los divide y les dañaron los techos sin que nadie responda.

Los presos han intentado durante los últimos dos días fugarse ocasionando daños en dichas residencias, donde causaron destrozos en el techo y la pared, según la denuncia ciudadana que reclama de la Fiscalía los arreglos en las locaciones y que se extremen las medidas de seguridad para evitar que continúen las afectaciones en sus viviendas.

El pasado 15 de julio de 2019, tres venezolanos huyeron por el techo de la URI rompiendo 25 tejas de la casa vecina y generando momentos de pánico en la familia residente, pues cayeron al interior de la vivienda y la Policía desplegó un operativo para capturar a los delincuentes que incluyó ingresar a la propiedad privada. Los daños causados en esa oportunidad, a pesar del compromiso de la Dirección Seccional de Fiscalías de responder, se quedaron en promesa.

 Señalaron que se sienten en peligro y que no tienen la posibilidad de trasladarse a otra residencia.

Indicaron que, a la inseguridad, se suman los problemas de convivencia que tienen, debido a que escuchan todo lo que sucede al interior de las carceletas y prácticamente presenciaron la reyerta registrada el pasado martes entre los 18 internos, sin tener la oportunidad de salir por las medidas de aislamiento por la cuarentena.

Las persecuciones se han dado en medio de la vivienda y ante la mirada atónita de las familias, que han tenido que ocultarse hasta debajo de las camas.




Comentarios

Cerrar
s
Cerrar