Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare
Camel ingenieria

El que no sabe para dónde va… cualquier camino le sirve

El que no sabe para dónde va… cualquier camino le sirve
Han trascurrido 105 días del inicio del período constitucional del Alcalde Jhon Jairo Torres Torres y bien vale la pena recordar al brillante escritor Jean Cocteau que decía “Vivimos en una época de tal individualismo que ya no se habla de discípulos, se habla de ladrones”.

Estos primeros meses de gobierno nos invitan a reflexionar sobre la importancia de contar con autoridades locales competentes e idóneas. El ejercicio de gobernar implica el esfuerzo para lograr que la mayoría de necesidades básicas de la población se vean atendidas por los mandatarios. Gobernar va más allá, que tener buenas intenciones, porque como bien lo señala la sabiduría popular, “De buenas intenciones está hecho el camino al infierno”.

Evaluar el mandato de John Jairo Torres Torres resulta ser a la postre una labor muy fácil, dada las pocas o inexistentes ejecutorias de la administración, para lo cual vamos por partes.

A la fecha se desconoce el contenido, alcance y pretensiones del Plan de Desarrollo, que es el instrumento que permitirá conocer, cuál es la propuesta para sacar al Municipio de la inviabilidad en la que se encuentra, por cuanto soporta una preocupante ola delincuencial y una recesión económica sin antecedentes.

Lo que si se conoce son titulares de prensa y sendos comunicados oficiales, informando de obras majestuosas e inverosímiles inversiones, que no se encuentran contenidas en ningún plan de financiación, lo que en otras palabras diríamos, no se sabe de dónde va a salir el recurso para financiar las tan enunciadas obras, reitero: “De buenas intenciones está hecho el camino al infierno”.

En cuanto al presupuesto, el Municipio cuenta con un presupuesto alejado de la realidad, en el mismo no está incorporado el déficit o comúnmente llamado “hueco fiscal”, que debe aprobar por acuerdo municipal el Concejo, donde se honren las obligaciones y los acreedores que contrajo el Municipio, castigando y no permitiendo que se realice inversiones en el corto plazo. Por eso la importancia de sanear las finanzas, para saber qué se cuenta para invertir y dilucidar si se pueden hacer realidad la mayoría de promesas de campaña.

Lo que sí se puede evidenciar, es cada vez más la irresponsabilidad del mandatario, que vive en permanente campaña, prometiendo lo que el Municipio no dispone en su presupuesto, generando falsas ilusiones a las comunidades con obras que en el corto plazo no son posible ejecutarlas.

Así mismo, se compromete a adelantar una “cruzada” de gestión ante instancias nacionales e internacionales para lograr conseguir recursos para sus “mega” obras. Tanto la intención como el titular están –como todo lo que ha adelantado esta administración- pesimamente estructurados. Empecemos por decir que el término “cruzada” está mal utilizado y bien vale la pena recordar que las cruzadas fueron expediciones cristianas (campañas militares) para liberar territorios de otras creencias, y que duraron alrededor de 200 años. Dios no permita, que este remedo de gobierno tenga este período de tiempo, porque eso es más o menos lo que nos están proponiendo para poder construir estas obras.

En lo que si tiene ejecutorias es en imaginar enemigos. En ese punto sí que tiene indicadores positivos. Como el famoso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, nuestro mandatario yopaleño, construye imaginariamente enemigos. Sus peleas han sido contra los famosos “corruptos” ó “correctos”, y el los ve en sus empleados públicos, en los concejales, en los jueces, magistrados y fiscales de la rama judicial, en el Ministerio Público, en los periodistas, entre otros, su visión de poder absolutista lo hace considerarse la versión moderna de Luis XIV (El Estado soy yo), lo que conlleva a que desatienda las funciones para las que fue elegido.

Pero como solo ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, su gobierno en poco tiempo si ha dejado ver “los corruptos”, que van desde señalamientos de concejales por cobro de coimas para el giro de cuentas por pagar en la tesorería municipal, hasta el cobro por tramites en licencias de construcción por familiares suyos, pasando por suspensión de sus funcionarios cercanos por la expedición de actos ilegales, por el Ministerio Público.

En lo que cumple un papel meritorio para merecer un premio Oscar de la Academia, es en el de víctima, intenta vender la idea que no le han permitido gobernar, mientras persigue a sus colegas urbanizadores ilegales y olvida el problema social que generó, vendiendo unos predios que no eran suyos, convirtiendo a miles de personas, aquí sí, en victimas de su mala fe.

Esto es sólo un abrebocas de las tantas salidas en falso que ha tenido nuestro alcalde Jhon Jairo Torres T., que lejos de estar gobernando, está dedicado a menoscabar la institucionalidad a desacatar fallos judiciales, a no enfocarse en las problemáticas prioritarias de la población, a desconocer el conjunto de instituciones que conforman el Estado Colombiano y en últimas a no hacer nada, pero si en hablar mucho, porque reitero “De buenas intenciones está hecho el camino al infierno”.


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar