!9 Años salud yopal
Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

DE FRENTE - ¡Renuncie carajo!

DE FRENTE - ¡Renuncie carajo!
Por: Oscar Medina Gómez

En el cruce de la Marginal del Llano con calle 9 -frente a la brigada- un gigantesco cráter amenaza diariamente la vida e integridad física de conductores y peatones. Otro similar está en la calle 24 con carrera 29, frente al Centro Comercial Morichal Plaza. La vía a Morichal desde la calle 24 hasta bien abajo del barrio San Jorge está tapizada de huecos. Si uno decide subir al centro por la carrera 22 hay que tener bien abiertos los ojos y dispuesto el bolsillo para reparar el vehículo. Los huecos abundan. Lo mismo pasa a lo largo y ancho de la 30 y un buen tramo de la 40.

Calle 24 con carrera 19; calle 24 con carrera 7; carrera 20 con calle 10; carrera 19 con calle 13. En estos cruces clave para la movilidad vehicular no funcionan los semáforos. Ahora, ni hablemos de algunos puntos neurálgicos donde es urgente instalar semáforos como en la carrera 21 con calle 9, la 21 con 10, la carrera 22 con 9, la carrera 27 con calle 11 -a un costado del hospital-, Marginal del Llano con calle 9, carrera 10 con calle 22, calle 8 con carrera 20, carrera 17 con calle 14, en la redoma frente a la alcaldía. En estos lugares muy de vez en cuando se ve a un perezoso y malhumorado policía tratando de controlar el tráfico.

En todos -lean bien- todos los andenes del centro de Yopal -y hasta bien abajo de la calle 10, lo mismo que en los costados derecho e izquierdo de las calles y carreras- después de las 9 de la mañana los ciudadanos no podemos transitar libre y tranquilamente. Al peligro que encarnan los raponeros de celulares y otros objetos, sumémosle que la invasión de carros, motocicletas y bicicletas es infernal. Se nos obliga a caminar esquivando carros y motos. No hay lugar para los seres humanos sino para las máquinas. Por supuesto que los pocos parques que tenemos como el Santander, el Ramón Nonato y La Estancia no se salvan de la invasión.

Lo que llaman señalización horizontal y vertical -o de piso-, es un hazmerreir. Simple y sencillamente lo poco que tenemos de eso da asco. Es vieja y ni se nota de lo gastada e invisible. La señalización alta, de color verde, que está entre lo separadores de las calles 10 y novena data de los tiempos del alcalde Rodrigo Alberto Chaparro Gómez. Han pasado 15 años y nadie se ha preocupado por cambiarla.

El asunto de lo que alguna vez conocimos como “zonas azules” -aunque entiendo es de responsabilidad del IDURY-, también debe tiene que ver en este desastre de ciudad que tenemos por cuenta de la falta de alguien que empiece a ordenar el tránsito. Esas zonas, con todo y los perendengues, trabas y dificultades que pudieran tener, funcionaban. Medio organizaban el parqueo de las motocicletas. Y -además de generar empleos- algunos recursos le generaban a la administración municipal. Pero, de la noche a la mañana, ¡pum! …se acabaron.

Las oficinas de la dirección municipal de tránsito de Yopal están en un lugar que da vergüenza: la terminal de transportes terrestres. Son un cucurucho de mendicidad, sucio y sin presentación. Repugnante. Allí atienden unos funcionarios que, acorde con el sitio que habitan, mal atienden al público que acude en busca de una licencia de tránsito o algún documento parecido. Déspotas, displicentes e intransigentes con la gente, pareciera que uno va allí a rogarles e implorarles que de por dios le ayuden a diligenciar lo que por ley y obligación tienen que hacer. A todos ellos se les paga con dineros públicos.

Sí. Claro. Me dirán que la iluminación de la ciudad no es tarea del director municipal de tránsito. Evidentemente así es. Pero yo, en su lugar, por lo menos presionaría al que tuviera que presionar para que mande iluminar debidamente y como corresponde a una capital, todo el frente y parte posterior del edificio del Palacio de La Herradura, de la alcaldía de Yopal. ¿Acaso no lo han notado? Vayan y miren ese lugar después de las 7 de la noche. La total oscuridad del sitio es aterradora. ¡Da miedo!

Señor Luis Eduardo Nieto Ramírez, Secretario de Tránsito Municipal de Yopal: ante su desbordante ineptitud como funcionario público -compite cabeza a cabeza con Fernando Fonseca, ex gerente de la EAA Yopal- lea con atención esto que le escribo al final, en este muy somero, terrorífico y accidentado repaso que le hago -son muchísimos datos que se me pasan- de la forma descarada, cínica y humillante en que usted tiene convertida la ciudad y a quienes en ella vivimos ¡renuncie ya! ¡Carajo! Digo yo.

**Periodista - Especialista en Gobierno Municipal y Gestión Pública Pontificia Universidad Javeriana


Comentarios

Anterior 1 2 Siguiente
Cerrar
s
Cerrar