Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

LIBERADAS FUNCIONARIAS DEL OLEODUCTO BICENTENARIO QUE HABÍAN SIDO SECUESTRADAS POR EL ELN EN ARAUCA

Fotografias Sarare StereoLIBERADAS FUNCIONARIAS DEL OLEODUCTO BICENTENARIO QUE HABÍAN SIDO SECUESTRADAS POR EL ELN EN ARAUCA
LIBERADAS FUNCIONARIAS DEL OLEODUCTO BICENTENARIO QUE HABÍAN SIDO SECUESTRADAS POR EL ELN EN ARAUCA
LIBERADAS FUNCIONARIAS DEL OLEODUCTO BICENTENARIO QUE HABÍAN SIDO SECUESTRADAS POR EL ELN EN ARAUCA
LIBERADAS FUNCIONARIAS DEL OLEODUCTO BICENTENARIO QUE HABÍAN SIDO SECUESTRADAS POR EL ELN EN ARAUCA
La periodista Élida Parra y la ingeniera ambiental Gina Uribe, fueron entregadas ayer por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) a una comisión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y a representantes de la Iglesia católica en Arauca de donde son oriundas.

Las dos mujeres, cautivas de esa guerrilla desde el pasado 25 de julio, fueron entregadas "por voluntad del grupo" del ELN, en una zona rural denominada “El Nevado”, de la localidad de Fortúl.

Las dos liberadas fueron recibidas también por la Defensoría del Pueblo y dos periodistas.

Parra y Uribe fueron trasladadas a Saravena y se encuentran en buen estado de salud y con sus familias.

Guerrilleros del autodenominado Frente de Guerra Oriental del ELN que actúa en Arauca entregaron a las rehenes a la comisión.

Al dar cuenta de la puesta en libertad de las dos mujeres, Daniel Littlejohn-Carrillo, responsable de la oficina del CICR en Saravena, dijo que desde el mismo día en que cayeron en poder del ELN, estuvieron "pendientes de la suerte de Elida y de Gina", y guardaron "contacto permanente con sus familias".

La fuente del CICR recordó que en lo que va de 2012 se eleva a 28 el número de personas que han recobrado su libertad en Colombia con la participación activa del organismo.

La Federación Colombiana de Periodistas (Fecolper) celebró la puesta en libertad de las dos rehenes que se reunieron ayer mismo con sus familias en Saravena.

El defensor del Pueblo, Volmar Pérez, por su parte, recordó que ha solicitado en ocasiones anteriores a las autoridades "la implementación de medidas especiales de protección en favor de los habitantes del departamento de Arauca".

Según Pérez, "las continuas acciones violentas de los grupos armados ilegales han afectado los derechos fundamentales a la vida, la integridad y la libertad personal de los pobladores, la prestación de servicios públicos esenciales, el medio ambiente y la infraestructura petrolera".

“Nadie alcanza a dimensionar lo que es un secuestro hasta que uno no lo vive”, según lo relató Élida Parra. “En algún momento vemos a través de los medios de comunicación las situaciones de secuestro y el corazón se nos agita pero uno no alcanza a dimensionar lo que sufre un ser humano. El secuestro es algo terrible es querer volverle a hablar a sus familiares y no poderlo hacer por ningún medio y si fueron nada mas 20 días y me siento tan consternada y tan mal no me puedo imaginar el sufrimiento tan gran de esas personas que llevan años”.

La recién liberada aprovechó la oportunidad para pedirle a los grupos que aún tienen personan en su poder para que los dejen en paz “pues ningún ser humano tiene derecho a someter a otro a esto”.

Élida relató que durante su cautiverio los días se hacían cada vez más largos, haciendo imposible saber que día era y deseando pensar en el escape.

“Un día allá es como pasarle años y usted con ganas de decirle a la familia algo y no puede no lo dejan, todo derecho llega hasta ahí y es siente muy mal. Nadie merece esto, no es justificable ni ante los ojos de Dios ni ante los ojos de los seres humanos”.

También dijo que “el tiempo pasa lentísimo pero cuando escuchábamos nuestros nombres en la radio como que el alma nos volvía, la esperanza, la fe. Un día para nosotros era muy largo y sobre todo que llovía demasiado y lo más tenaz era cuando nos tapaban los ojos, ese temor a caerse, esa inseguridad y usted tiende a ser sumiso porque uno no sabe el riesgo que corra y nos decían que eran 8 días pero cuando empezaron a pasar los días el desespero fue tenaz y decíamos que nos íbamos a ir, que nos íbamos a escapar”.

La contratista señaló que su secuestro se dio a raíz de una serie de amenazas que existen contra el oleoducto bicentenario de Colombia, empresa a la que Élida pertenecen y razón por la que su cautiverio se daría 20 días atrás. “Nos dicen que era de tipo político y que iban a continuar con la política en contra de esta multinacional. Ya hace unas semanas en un momento atacaron con armas a unos de los buses marcaron con grafitis el municipio de Saravena en contra de todos los que trabajamos en el oleoducto bicentenario de Colombia”.

Un grupo de guerrilleros vestidos de civil, se habían llevado de sus casas a Parra, contratista del proyecto Oleoducto Bicentenario de Colombia y periodista de la emisora Sarare FM, y a la ingeniera Uribe, contratista de la empresa Itansuca, interventora del mismo proyecto de conducción de petróleo.

Los hombres armados que las buscaron en sus domicilios de Saravena las llevaron con rumbo desconocido.

La periodista y la ingeniera trabajan en tareas comunitarias con las firmas contratistas del OBC, que transportará crudo hasta puertos de exportación en el mar Caribe. Parra en la actualidad dirige un programa basado en los derechos de los niños.

El pasado 30 de julio esa facción rebelde se atribuyó el doble secuestro de la periodista y la ingeniera ambiental y difundió un vídeo en el que ambas aparecían en un campamento rebelde.

Ese día el grupo rebelde sostuvo que mantenía su "accionar político-militar" contra las infraestructuras petroleras en la región, las multinacionales y contratistas, para rechazar "el pillaje y saqueo de los recursos naturales de los colombianos".


Comentarios

Agregar Comentario

Renovar código de seguridad
Cerrar
s
Cerrar