Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

DE FRENTE - La escurridiza Lilian Fernanda

DE FRENTE - La escurridiza Lilian Fernanda
Por: Oscar Medina Gómez **

“Art. 1: Declarar la Urgencia manifiesta en el municipio de Yopal con el fin de realizar las acciones administrativas y contractuales necesarias para la atención inmediata de la emergencia y de los desastres ocurridos con las fuertes lluvias del 2 de mayo de 2011 y las acciones inmediatas de prevención y atención a los desastres que puedan ocurrir durante el mes de mayo de 2011, con ocasión de las lluvias, deslizamientos de tierra y fenómenos naturales conexos…”

“Art. 2: Delegar en el Secretario de Gobierno -Código 020, Grado 0o1- Rodolfo Puentes Suárez, la ordenación del gasto para la realización de las actividades contractuales, tales como celebrar los contratos y/o convenios requeridos para la construcción de las obras indispensables, el suministro de bienes y/o servicios necesarios que se demandan para atender la emergencia presentada…”

“Art. 3: Durante la vigencia de la Urgencia manifiesta la Secretaria de Hacienda del municipio de Yopal, podrá hacer los traslados presupuestales que se requieran dentro del presupuesto de la entidad para garantizar el suministro de bienes, la prestación del servicio de agua o la ejecución de las obras necesarias para superar la emergencia presentada...”

“Art. 5: “El presente Decreto rige a partir de la fecha de su expedición. Comuníquese, publíquese y cúmplase. Dado en Yopal, Casanare a los 3 días del mes de mayo de 2011…”

Esta transcripción -con errores de redacción y todo- corresponde al contenido sustancial del Decreto 031 del 3 de mayo de 2011 expedido y firmado por la entonces alcaldesa de Yopal Lilian Fernanda Salcedo Restrepo. Lo despachó luego del diluviano aguacero que azotó la ciudad la tarde-noche del 2 de mayo, afectando el comercio, centenares de viviendas y las mismas instalaciones de oficinas públicas como la alcaldía y la gobernación.

En este documento la señora Salcedo adelanta las medidas a seguir a propósito del derrumbe que 27 días después destruyó la planta de tratamiento de agua. A la luz de la Constitución rapidito declaró una Urgencia manifiesta. Y se amparó en esa figura para tomar las acciones administrativas contractuales necesarias dizque para hacerle frente y superar la crisis. Entiéndase hacer traslados presupuestales y disponer del dinero requerido sin ninguna cortapisa para celebrar contratos, convenios y obras civiles. Por supuesto, aquí cabe la contratación de los estudios y diseños de la planta de tratamiento de agua. Que jamás la señora Salcedo quiso contratar.

Digo “dizque” porque la alcaldesa fue diligente y eficiente solo para firmar un papel con un decreto que jamás cumplió. Ni ella ni mucho menos su espadachín y hazme-caso Rodolfo Puentes Suárez, el Secretario de Gobierno. Ah…claro. Ni tampoco su secretaria de Hacienda del momento, quien no movía un centavo de las arcas municipales si no tenía la orden de la señora Salcedo. Así esa orden fuera un desacierto. Ya ético, ya administrativo.

Pasarse por la faja, burlarse y eludir su responsabilidad, hacerse la de la vista gorda, mamarle gallo a este decreto, y, por ende, a los yopaleños, es apenas uno de los varios hechos que señalan a la exalcaldesa de Yopal como una de las responsables evidentes de que 150 mil personas sigamos tomando agua impotable. O esperando con baldes a los carro-tanques. O rogando que no llueva para que la conducción de agua por la red no se suspenda.

Hay más. Desde 2008 una consultoría le dijo a la alcaldesa que Yopal necesitaba un Plan de contingencia de agua potable. Había que construir varios pozos profundos, en prevención de una emergencia. Ella lo tenía claro. Pero engaveto esos estudios y diseños.

Otra mentira, engaño y estupidez de la señora Salcedo fue haber rechazado la ayuda que ofreció el mismo Santos. A los 2 días del derrumbe que acabó con la planta de agua el Presidente estuvo en el sitio del desastre. Le preguntó a la alcaldesa que si había recursos para afrontar el hecho. Ella -con altivez y sacando pecho- espetó que sí. Que la firma aseguradora cubriría la totalidad de los daños. Que nada de nervios señor Presidente. Entonces todos -incluida la inmaculada gobernadora Martha Inès Gonfrier- posaron para la foto. Y Santos puso ante el país a la señora Salcedo como ejemplo de eficiencia.

Pero esa mentira se la enrostró el mismísimo Santos a la señora Salcedo el pasado 21 de marzo -luego de las protestas ciudadanas- cuando a nivel nacional y frotándose los dedos señalo que los gobernantes de entonces rechazaron la ayuda porque “…ellos querían hacer el diseño…el contrato. ¿Por qué querían hacer ellos el contrato? Porque se querían quedar con la plata". Para rematar la semana pasada -en el debate de la Comisión sexta del Senado en Yopal- Germán Vargas Lleras, Ministro de Vivienda, le repitió la dosis en su propia cara: “…a los 2 días de la crisis el municipio de Yopal dijo que no aceptaba recursos de la Nación…” La exalcaldesa guardó silencio.

Es tan evidente la culpabilidad de la señora Salcedo que Camilo Andrés Abril -su gran amigo y Representante a la Cámara por Casanare de Cambio Radical, el mismo partido de ella- en plenaria de la Comisión primera de la Cámara, y ante la prensa nacional, pidió que la Procuraduría y la Contraloría investiguen la actuación y posible negligencia de la funcionaria durante los 7 meses que ejerció con esa responsabilidad a bordo. Ella es la primera responsable, dijo en tono vehemente el parlamentario.

Otra mentira y engaño de la señora Salcedo es vociferar que entregó el municipio con un superávit de 53 mil millones de pesos. Pregunto: Si había esa liquidez de plata ¿entonces por qué en 7 meses no contrató los estudios y diseños de la planta? Simple: porque no le interesaba el bienestar de los yopaleños. Porque politiqueramente pesaron más sus intereses. Prefiriò entonces cargarle todo el muerto a su sucesor.

Es cierto que al alcalde Celemín le cabe responsabilidad. Le ha faltado encarar la crisis de agua potable con mayor firmeza y autoridad. Asesorarse y apoyarse mejor en el gobierno nacional. No jugar el juego de la politiquería en que lo metió su predecesora. Pensar más en lo general que en lo particular. Ser más alcalde. No ha tomado decisiones esperadas por la ciudadanía. Como exigirle la renuncia a Edwin Miranda, el caradura gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, quien lleva en esa entidad cerca de 10 años. Un personaje que sigue siendo fiel a la señora Salcedo, -quien fue su jefa- su mayor enemiga política, alcalde. Supone uno, entonces, que Miranda debería saber lo que toca hacer ante un reto como el que padece la ciudad. Pero su sospechosa ineptitud y carencia de resultados es vergonzosa. Sigue allí. Atornillado a un puesto de la forma más cínica.

Pero alta responsabilidad y muy honda le cabe a la señora ex - alcaldesa Lilian Fernanda Salcedo Restrepo. Ella -con el cuerpo llenito de vaselina, un antifaz y sonrisita de “yo no fui”- quiere resbalarse por el tobogán de la infamia y pasar de agache sin que nadie la reconozca ni la señale con el dedo. Como diciendo “esto no es conmigo…”

Suficientes recursos para construir una nueva, moderna y segura planta de agua potable para Yopal, los hay. Lo que no hay es grandeza de nuestros gobernantes y clase política. Mezquina, mentirosa y corrupta, siempre se sale con la suya. Jamás asume responsabilidades. Ni paga sus culpas. Sus actores las evaden. Las niegan descaradamente, mordiendo y envenenado a otros. Como serpientes cuatro narices. Digo yo.

**Periodista - Especialista en Gobierno Municipal y Gestión Pública Pontificia Universidad Javeriana


Comentarios

Anterior 1 2 Siguiente
escucha radio online
Cerrar
Cerrar