Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

De Frente - El supergerente

De Frente - El supergerente
Por Oscar Medina Gómez

Palabras más, palabras menos, repetidamente -como lorito mojado- hemos escuchado durante los últimos 3 años a Edgar Alberto Dinas Rodríguez, Gerente del Hospital de Yopal, decir por cuanto micrófono encuentra que ahora el hospital es una maravilla. Que desde que él llegó en mayo del 2012, todo allí es el paraíso. Que gracias a su excelencia gerencial, ahora contamos con un centro de atención inmaculado. Intachable.

En un sonsonete egocéntrico e interminable –donde solo cabe él como protagonista- y recurriendo a frases y lugares comunes como “…he convertido a esta empresa en auto sostenible gracias a un acertado manejo administrativo” , “he gerenciado para mejorar y sacar adelante la salud en Casanare” , “próximamente estará en servicio la nueva sede del hospital” , “por primera vez el hospital tiene equilibrio financiero con pago de salarios y proveedores ” , bla, bla, bla, al escucharlo hablar, así desprevenidamente, cualquiera se imagina que en Yopal no hay ni un solo problema en asuntos de salud pública.

La verdad es bien diferente. Así Dinas insista en que él y el hospital que regenta son la octava maravilla del mundo, es saludable recordarle que, por ejemplo, eso de que los salarios al personal profesional y asistencial se pagan cumplidamente no es tan cierto. Si para él cancelar salarios con 2 meses de atraso es ser cumplido, entonces tiene razón. Que los empleados de planta y por órdenes de servicio no protesten so pena de ser descabezados, no quiere decir que les estén pagando a tiempo. Con más demoras en los pagos, es lo que ocurre con proveedores y contratistas.

Frente al traslado integral –en su totalidad- de los servicios del hospital viejo a la nueva sede de la marginal del llano, igualmente Dinas ha caído en el ventilador de las mentiras. He perdido la cuenta de las veces que ha puesto plazos fijos. El más reciente anuncia que será para comienzos de mayo de este año. Miles seguimos a la espera del trasteo de urgencias como y las diversas áreas especializadas que hoy operan. Y más expectantes estamos los ciudadanos con las tan anunciadas unidades de cuidados intensivos que dice el gerente tendrá la nueva sede hospitalaria, rotulada como de tercer nivel de complejidad.

El gobernador Marco Tulio Ruiz ha cumplido con todo lo que Dinas le ha pedido. En convenios, mal contados en cifras redondas le ha trasladado dineros multimillonarios que superan los 12 mil millones de pesos, resumidos en: aires acondicionados, preinstalaciones y afines (9.300 millones); mayores cantidades de obra (2 mil); cerramiento (900 millones); pozo profundo (250). Y aunque las vías de acceso fueron construidas con recursos transferidos a la alcaldía de Yopal (6 mil 500 millones de pesos) pues también fue una exigencia de las directivas del hospital. Es decir: por falta de dinero no es que el hospital nuevo aun no esté funcionando. Insisto: el gobernador ha dado todo.

Lo cierto es que ese “monstruo corrupto y nauseabundo” llamado nuevo hospital, ha costado a los Casanareños cerca de 200 mil millones de pesos. Y eso sin conocer con ojo de relojero suizo de los atajos y jugadas por debajo de la mesa que las diversas gerencias del hospital eventualmente hayan hecho. Bien podrían sumar otros miles de millones.

Referente a las deudas que EPSs como Saludcoop, Capresoca, Caprecom, Nueva EPS y otras tienen con el hospital, es pertinente decirle a Dinas que también le ha hecho falta gerencia para que le paguen al hospital o lleguen a acuerdos de pago razonables. Según él, l cartera morosa supera los 30 mil millones de pesos.

Pregunto ¿será que apenas con la venta al fiado de servicios, puede estar financieramente saneada una empresa, cuando le deben esa montaña de dinero? De hecho varios “honorables” diputados también han dudado de la buena salud económica del hospital, como tanto pregona su gerente. Esa fue dizque la razón para negarle un proyecto de ordenanza que pretendía el manejo de las nuevas instalaciones del hospital al antiguo, a través de un comodato por 5 años.

En su momento Dinas se defendió diciendo que él no caería en un “juego macabro” y por eso no tercerizaría la operación del nuevo hospital. Le dio con toda a los diputados diciendo que eran “aparecidos que se van en un año”. Un batatazo directo a los miembros de la Comisión de Salud de la Asamblea Departamental. Vaya uno a saber los reales motivos de la bronca de parte y parte.

Petulante, endiosado y narciso, con su estilo belicoso y gritón Dinas pela el cobre. Así se ufane de ser un “supergerente”. No recibe las críticas para revisar sus actuaciones y corregir, sino para armar la trifulca. No aguanta un reproche. Tilda de enemigos a todos los que se atreven a cuestionar su labor. Los ve como hostiles contrincantes, que ponen en riesgo su reinado. Es algo así como un Nicolás Maduro frente a la oposición venezolana. De pronto si el gerente Dinas se dedicara, por ejemplo, a la construcción de unidades residenciales o condominios de lujo, - ojala bien cerquita de Yopal - le iría mejor. Digo yo.

** Periodista - Especialista en Gobierno Municipal y Gestión Pública Pontificia Universidad Javeriana



La sección de OPINIÓN es un espacio generado por Editorialistas y no refleja o compromete el pensamiento ni la opinión de www.prensalibrecasanare.com


Comentarios

Anterior 1 2 Siguiente
escucha radio online
Cerrar
Cerrar