Partido de la U Diego a la alcaldia
Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

LO QUE ESTÁ EN JUEGO EN LAS ELECCIONES EN CASANARE

LO QUE ESTÁ EN JUEGO EN LAS ELECCIONES EN CASANARE
Por La Silla Vacia

A pocos días de la contienda electoral, las calles y plazas públicas de Casanare están repletas de publicidad y de multitudes en torno a las aproximadamente 1.500 candidaturas.

Hay una gran tensión por los resultados del domingo en la que es posiblemente una de las más reñidas disputas políticas de los últimos años: en el fondo, en esta contienda se debate el futuro del presupuesto departamental bajo el destino de las regalías, la gobernabilidad del departamento, y el control de los megaproyectos en curso en la región. Entre otros: la construcción de una central hidroeléctrica en el río Cravo Sur, la modernización del aeropuerto El Alcaraván (Yopal) y la creación de una zona franca en la ciudad de Yopal.

Las anteriores elecciones regionales estuvieron marcadas por la disputa a la gobernación entre el partido liberal y el partido de la U. En esta ocasión, paradogicamente, esos dos partidos no presentaron candidaturas propias a la gobernación y son en su mayoría avales de partidos relativamente nuevos o desconocidos en la región los que dominan la publicidad de los 4 aspirantes de gran peso político y posibilidades: Nelson Mariño (Afrovives, exalcalde de Yopal), Jorge Prieto Riveros (Partido Verde, exgobernador), Efrén Hernández (PIN, ex representante a la Cámara y ex alcalde de Yopal), y Alirio Guzmán (Cambio Radical, exgerente de Enerca y exsecretario de obras públicas).

Por otra parte, la situación más preocupante que cubre a estas elecciones es la sombra de la Parapolítica, tal como lo han reportado la revista Semana y La Silla Vacía. Los artículos de prensa resaltan principalmente los nombres de Nelson Mariño y Efrén Hernández (candidatos a la gobernación) por haber sido mencionados en varios testimonios de desmovilizados como presuntos aliados de grupos paramilitares en la región.

El pasado paramilitar

La parapolítica en Casanare tiene sus antecedentes en nombres como “Los mellizos”, Víctor Carranza, Vicente Castaño, y en el poder ejercido por el comandante paramilitar alias “Martín Llanos” -hoy prófugo de la justicia- quien desde finales de los años 90 impulsó una alianza con los políticos de la región para controlar la actividad política y económica del departamento, como lo explica el informe de la Corporación Nuevo Arco Iris.

Esta alianza llegó al punto en que casi la totalidad de los aspirantes debían contar con la aprobación de "Llanos" para su proselitismo político. De manera paralela la incursión paramilitar significó la persecución a movimientos sociales en la región, asesinatos selectivos de líderes y desplazamiento forzado.

La guerra posterior entre Arroyave, líder del Bloque Centauros, y "Martín Llanos", de las Autodefensas Campesinas del Casanare, terminó por conducir el proyecto paramilitar hacia una disputa a sangre y fuego por el control del territorio, buscando acaparar el presupuesto departamental para financiar la guerra y mantener el control político.

La guerra entre paramilitares finalizó con el proceso de desmovilización de las autodefensas y la huida de Llanos a Ecuador y posteriormente a Venezuela. La presencia de estos y nuevos actores armados en la región, temor y penetración de la violencia en medio de la sociedad, riqueza descomunal de pocos sectores de la sociedad, narcotráfico, poblamiento acelerado y desordenado de los municipios, junto con el posicionamiento ideológico de la seguridad democrática, consolidó un modelo político que no ha podido solucionar las demandas sociales en la región.

Lo que está en juego en estas elecciones

La participación y el poder de antiguos aliados de estos grupos al margen de la ley - aun desde la cárcel, como el exgobernador William Pérez (2001-2003)- son la amenaza más seria para estas elecciones. El destino de los procesos penales y el conocimiento de la verdad entorno a los hechos, sumado a una sociedad que en su mayoría silenció el recuerdo de la violencia y se acostumbró a vivir del proselitismo electoral junto al presupuesto público, ha hecho casi inviable la opción de un proyecto alternativo en la región.

Los millonarios contratos todavía son hoy un botín para las campañas políticas, y pese a que la reforma de la ley de regalías le recorta un porcentaje enorme de recursos a este departamento, dicho proceso se llevará a cabo gradualmente, lo cual todavía genera gran interés para los grandes contratistas de la región.

Hay también otros intereses externos no tan conocidos por los pobladores de los llanos -incluidos varios municipios del Casanare: los megaproyectos y las millonarias inversiones impulsadas por grandes gremios empresariales del país como los sectores de la palma, los cereales y la minería y por poderosos y millonarios inversionistas. Estos proyectos buscan catapultar la región como un fortín económico para el país. La revista Dinero señaló a principios de este año a Alejandro SantoDomingo, Luis Carlos Sarmiento, Germán Efromovich y Harold Heder como algunos de los empresarios que le están apostando a grandes inversiones en los llanos. Por ejemplo, Harold Eder -presidente de Manuelita- tiene 40.000 hectáreas en Meta y Casanare y ha hecho inversiones por cerca de US$300 millones. Surge entoncs la pregunta por la participación económica y la infuelncia que estos "nuevos llaneros" puedan tener en las elecciones.

Quiénes pueden ganar

Mientras tanto, las campañas se debaten en estos últimos días de cara a la ciudadanía entre las posibles inhabilidades de los candidatos, las acusaciones mutuas y el derroche de dinero, dejando a un lado en el debate temas fundamentales como el impacto ambiental que los megaproyectos pueden desencadenar en la región.

A pocos días de las elecciones, se prevee que ninnún partido se alzará con la victoria total en el departamento, lo que quedará reflejado en la composición de la asamblea y las seguramente escasas distancias de votos entre los candidatos.

En Yopal, la capital, al aparecer la balanza se inclina a favor del candidato del partido liberal Wilman Celemín (aliado del ex alcalde y candidato a la gobernación Nelson Mariño), quien compite principalmente con los candidatos Carlos Freddy Mejía (Partido de la U), Arcenio Sandoval (CR), y Luis Eduardo Castro (PIN).

La alianza de Celemín con el candidato a la gobernación Nelson Mariño constituye el bloque de corte populista más fuerte, que lucha voto a voto principalmente con los candidatos del partido Verde (Jorge Prieto), del PIN (Efrén Hernández) y de Cambio Radical (Alirio Guzmán).

Es todo un reto que el departamento logre reponerse del desastre administrativo del gobierno pasado y su cultura política logre separarse definitivamente de la ilegalidad.

http://www.lasillavacia.com/historia-invitado/28968/diego-marino/lo-que-esta-en-juego-en-las-elecciones-en-casanare


Comentarios

Agregar Comentario

Renovar código de seguridad
Cerrar
Cerrar