!9 Años salud yopal
Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

Esto se jodió!

Esto se jodió!
Por: Oscar Medina Gómez **

En Yopal y en Casanare estamos viviendo tiempos de horror. Horas largas, enfermizas, oscuras, peligrosas, tristes y de mucha rabia y descontento. Voy a recordar los agentes causantes de nuestras desdichas. Será rápido el espacio que dedique a ellos. Es que son bastantes.

Desde hace 3 largos años no tenemos agua potable. La alcaldesa anterior y el alcalde actual no fueron capaces -o no quisieron- de iniciar la construcción de una nueva planta de tratamiento, luego de que la otra quedó bajo toneladas de tierra y rocas a causa de un derrumbe.

Una vergüenza para esos mandatarios. Un oprobio para el pueblo. Una infamia contra 170 mil ciudadanos que nos hemos visto en la obligación de hacer magia para poder sortear diariamente la escasez del agua. Y es que ni los 2 paros populares que ha tenido la ciudad -como protesta válida por la afrenta- han servido para mucho. Ambas veces el terrorismo y los vándalos hicieron de las suyas. Mientras, en la EAAAYopal, las cosas transcurren como si nada pasara. Siguen cobrando duro un servicio fantasma e irregular.

Hace casi un mes -a raíz de una creciente del río Cravo Sur -que destrozó las líneas de conducción del gas que viene de Floreña, en el paso subfluvial del rìo - Yopal está sin servicio permanente de gas. Tanto domiciliario como vehicular e industrial. Hace varios días se tiene provisionalmente el servicio de gas domiciliario, mediante la inyección de Gas Natural Comprimido, GNC a la red domiciliaria a través de camiones. Eso sí, las facturas van a llegar más caras. Ya lo advirtieron.

Pero es que el asunto tiene mucho de ancho como de largo.

Es inexplicable que Cusianagas -que recibe al mes más de 200 millones de pesos por facturación- no tenga para esta clase de emergencias ni plan B, C, D. Nada. Improvisación total. Es que hace 3 años ocurrió algo parecido. Y también nos sometieron al aguante. ¿Por qué no se ha construido el gasoducto Cupiagua-Yopal, para no depender solamente de la línea Floreña-Yopal? Inaceptable que esto ocurra en una empresa privada que ha enriquecido hasta más no poder a sus socios. Eso no es delito. Pero el delito está en que a sus dueños la gente les importe un comino.

Lo del servicio de fluido eléctrico es otra desgracia mayor. Desde hace varios años no hay día en que Enerca deje de complacernos con apagones súbitos. Ya por reparaciones, por mantenimiento de redes y equipos, por torres que se caen, por líneas viejas, por robo de transformadores y cableados. Por lo que se les dé la gana argumentar. Pero jamás van a decir que esa empresa está en manos de politiqueros, que poco a poco se la están devorando. Aquí, igualmente, por otro servicio irregular, los recibos llegan sin demora a nuestras casas. Y cada vez más caros.

No son solo los innumerables accidentes que a toda hora vemos en las calles de Yopal los que causan muertos y lisiados a granel. Casi siempre por culpa de la imprudencia y la ingesta de alcohol al conducir. El caótico tránsito vehicular también nos está matando. Los semáforos no sirven. No hay suficiente señalización vertical ni horizontal. Los reductores de caucho que colocaron hace algunos meses, ya no existen. La gente parquea carros y motocicletas donde se le da la gana.

Hay pocos policías de tránsito (¿Qué coños pasó con el convenio por casi 500 millones de pesos suscrito entre la Dirección de Tránsito de Yopal y la Ponal) En fin.

¡Qué miedo conducir en Yopal!

La inseguridad nos tiene contra la pared a todos. No solo en las áreas urbanas sino en el campo. Bandoleros de toda suerte y pelambre van y vienen, cometiendo delitos a la lata. Atracos a mano armada, fleteos, robo de casas y apartamentos, robo de carros, motos, bicicletas, celulares, bolsos, cadenas, relojes. Vendettas entre expenderos de drogas, secuestros, abigeato, extorsiones, violación de menores. ¡Un infierno real!

La policía se defiende diciendo que necesita más elementos y ayudas tecnológicas y operativas para poder actuar. Y, ante todo, más y mejor colaboración de la ciudadanía. En esto hay razón de sobra. Es imposible tener un policía por cada manzana de la ciudad. Los policías debemos ser nosotros mismos. Denunciando oportunamente movimientos y actos sospechosos de los delincuentes. De lo contrario nos van a joder a todos.

Paro aquí esta lista. Si rasguñamos un poquito -no más un poquito- sobre la piel de todas estas desgracias que azotan a Casanare y amenazan con sumirlo mucho más en el atraso, el descontento y la desazón pública, emergerá un monstruo de mil cabezas llamado corrupción.

Bestia que con la complicidad de las autoridades, se viste de muchas formas para pasar de agache. Sus tentáculos alcanzan para meterse en los bolsillos de much@s. Que prefieren callar por la coima, antes que defender los intereses del pueblo y su desarrollo.

Esto se jodió. Digo yo.

*Periodista - Especialista en Gobierno Municipal y Gestión Pública Pontificia Universidad Javeriana


Comentarios

Cerrar
s
Cerrar