Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

De Frente - La invasión

 

Por Oscar Medina Gómez *


25 mil niños nacidos en Colombia –desde agosto de 2015, hijos de padres venezolanos- tendrán nacionalidad colombiana. Así lo determinó el Presidente Iván Duque, parapetado en el cuentico de “razones humanitarias” e invocando “derechos humanos”. ¡Que buen corazón, que hombre tan sensible! dicen muchos.


Resulta que en la Colombia que él dice gobernar, hay muchos más miles de apátridas. Es decir que no tienen un territorio, una nacionalidad, unos derechos. Nada. ¡A pesar de haber nacido aquí, en suelo colombiano!


Son esos miles y miles de niños que están en regiones olvidadas por los gobiernos, pero carcomidas por la corrupción de sus gobernantes de turno. Hablemos, no más, de Chocó, Guajira, Cesar, Cauca, Boyacá, Amazonas, Córdoba, Atlántico, y Norte de Santander. Zonas donde anualmente se enferman y mueren centenares de pequeños y miserables por desnutrición, hambre, sed, enfermedades, carencia de agua potable, ausencia de centros hospitalarios y un sinfín de razones.


Da mucha bronca entonces que Duque, con cara adusta y luchando para generar credibilidad, con la boca llena diga que les dará patria a los apátridas venezolanos nacidos aquí. Porque somos un país de bondad y nobleza a borbotones.  Porque aquí acogemos con las piernas y los brazos abiertos a esas muchedumbres de descamisados pordioseros que actualmente pueblan todo el territorio nacional.


Pero ojo: lo que Duque no dice es que de esos cerca de millón y medio de venezolanos que han huido de su país a Colombia y que los tenemos por doquier, un enorme porcentaje son delincuentes.


De ahí que algo toca hacer para ponerle control a esa insostenible y peligrosa invasión. Causada por la tiranía del corrupto criminal Nicolás Maduro y un puñado de secuaces. Todos “hijos corruptos” de una tara política. Nacidos de un parto y equivocación histórica llamada Hugo Chávez Frías.


Sujeto que mientras él, sus familiares y su círculo de malandros se enriquecían a más no poder –y lo siguen haciendo- sembró su ladrón “socialismo del siglo XXI” embaucando fácil a los andrajosos, a los menesterosos, a los perezosos vividores que asumen que es obligación del Estado mantenerlos y que nada aportan a la sociedad.


Chávez -que se creía inmortal por el petróleo-, hoy está muerto. Sí. El mismo que iba y venía por el mundo besando el trasero de quien tocara. Caso Putin, en Rusia. O insultando a quien se le diera la gana. Como lo hizo con decenas de presidentes y mandatarios. Físicamente ya es historia. Un cáncer imparable lo despachó rapidito hace más de seis años.


Pero nos dejó una herencia maldita. Si miramos el mapa, en todo el territorio colombiano los venecos han anidado. Han invadido los cuatro puntos cardinales del país. Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Pasto, Villavicencio, Santa Marta, Yopal…


Ciudadanos de ciudades enteras estamos a merced de una legión de hombres, mujeres, jóvenes, niños, ancianos, homosexuales, prostitutas. ¡Y delincuentes! Sí: malandros. Porque, remarco, un altísimo número de los venezolanos no han llegado propiamente a traer desarrollo. Están aquí cometiendo toda clase de fechorías. Desde robos menores –como celulares, carteras y bicicletas- hasta atracos a bancos, robos a conjuntos cerrados, fincas, secuestros, extorsiones y asesinatos sistemáticos a gran escala.


Reclutados por bandolas como los Caparrapos, los Urabeños, el Clan del golfo, los Rastrojos, los Pachenca, la Oficina de Envigado, los Botalones y la Cordillera, de acuerdo con información creíble de organismos de seguridad, gran número de bandas criminales están integradas por venezolanos que matan colombianos. Sin la menor contemplación. La paga es lo que importa.


Desde luego, muchos también han llegado no por gusto sino buscando algo de sustento diario para medio comer y enviarles unos cuantos dólares a sus familias en Venezuela. Pero es que “por razones humanitarias” el Estado colombiano no puede seguir echándose al hombro a esos centenares de miles de inmigrantes y desplazados que cada día ingresan por puntos fronterizos como Riohacha, Maicao, Cúcuta y Arauca. Son casi 2.500 kilómetros de frontera, realmente imposible de controlar. Ya por lo extensa, o por la corrupción que abiertamente practica la Guardia Nacional Venezolana, cobrándole peaje a quien quiera pasar.


Suficiente tenemos con nuestras propias parturientas de la llamada población vulnerable, como para que ahora los alcaldes y gobernadores tengan que preocuparse y rebuscar recursos millonarios de donde no los hay, para atender a las venezolanas preñadas. O a los ancianos enfermos. O a los niños lombricientos, desnutridos y sin escolaridad. O a las prostitutas y homosexuales con VIH Sida. O a los ladrones y criminales que toca perseguir o que hay que meter a nuestras hacinadas cárceles, donde es obligación darles las tres raciones diarias de comida.


A esto, agreguemos el enorme daño e impacto económico que se está causando a la economía. Ahora es parte del paisaje ver venezolanos realizando todo tipo de labores. Pero con una diferencia: se emplean por una bajísima remuneración diaria. Muchas veces sólo por la comida o por la dormida. Por consiguiente, los colombianos –que por derecho propio buscan trabajo en su propia tierra- se vean afectados y sometidos a vender también su mano de obra a precios ridículos. O a no tener trabajo. Según el DANE, sectores como el de la construcción, la minería legal y el comercio informal, se han visto seriamente golpeados por la rebajona laboral venezolana.


Insisto: por razones dizque humanitarias no podemos seguir dejando de atender a nuestros propios compatriotas, quitándonos el pan de la boca para dárselo a los venezolanos.


Todo tienen un límite. Los alcaldes y gobernadores son autónomos en sus regiones para tomar las medidas que toque, en aras del control esa invasión descontrolada que nos siguen causando los venezolanos. ¡Con la mano en el corazón, pero las decisiones en el cerebro! Digo yo.


*Periodista



La sección de OPINIÓN es un espacio generado por Editorialistas y no refleja o compromete el pensamiento, ni la opinión de www.prensalibrecasanare.com



Comentarios

richard duarte
richard duarte 8 Agosto 2019 07:52
que falta de sensibilidad de este pseudoperiodista baladi, misantropo y hasta ateo será.
veller vargas
veller vargas 8 Agosto 2019 07:53
Apuesto que Medina ESTUVO EN EL FAMOSO CONCIERTO PARA LLEVARLES MAS AYUDA QUE LO QUE TRAJO FUERON MAS VENEZOLANOS, Y LA AYUDA QUE?, PUDRIENDOSE EN BODEGAS DE CUCUTA, QUE BELLEZA DE PRESIDENTE Y EN LA GUAJIRA Y EL CHOCO LLEVADOS DEL BULTO.
Fernanda S.
Fernanda S. 8 Agosto 2019 08:02
Don MiguuelAngell, buenos días. El escritor OSCAR MEDINA es un hombre qud en su corazón sólo tiene odio contra la humanidad. Un dictador espiritual. Un enviado del mal. Un ser que no duda en ordenar desaparecer a quien no le sirve. Dicen incluso que erA parte del círculo íntimo y de decisiónes del criminal MatTin LlanoS y de alias HK. Los escritos de ese señor los leen miles y miles. Y por lo tanto penetran muchísimo en la sociedad haciendo un daño irreparable. Udted en cambio es un alma buena. Dios lo bendiga. Gracias.
Mario piedrahita
Mario piedrahita 8 Agosto 2019 13:15
Concuerdo en gran medida con el ilustre periodista , mas que una mano solidaria tenemos que ver que la migración masiva de venezolanos esta afectando las clases medio baja . Y a nosotros quien nos ayuda ? Los índices de criminalidad con estos individuos va en aumento y el gobierno irreverente ante una problemática de seguridad nacional . .
Reynaldo Cantor
Reynaldo Cantor 8 Agosto 2019 14:50
DE ACUERDO. DON MARIO RECUERDA LA GRAVE Y ASFIXIANTE CRIMINALIDAD DE LOS VENEZOLANOS. MATAN Y ROBAN SIN LEY. SABEN QUE EN COLOMBIA NO APLICAN CON RIGOR LAS LEYES CONTRA ELLOS. NI EN TIEMPOS DE LA BESTIA PABLO ESCOBAR. NI DE LOS PARACOS. NO SE VEIA TANTO PELIGRO EN LAS CALLES. GRACIAS.

Cuento por cuento verdá lo de este artículo. Que decepción con el presidente Duque.
Mario
Mario 8 Agosto 2019 17:23
ACLARO NO SOY URIBISTA....LEGALMENTE TODO NACIDO EN EL TERRITORIO COLOMBIANO ES COLOMBIANO, OSCAR NO OLVIDAR QUE VENEZUELA ALBERGO A SEIS MILLONES DE COLOMBIANOS QUE HUYERON DE LA VIOLENCIA EN ESTE PAIS URIBEÑO, CUATROCIENTAS MIL FAMILIAS COLOMBIANAS SON BENEFICIARIAS DE LA GRAN MISION VIVIENDA, Y DE VENEZUELA RECIBIMOS SOLIDARIDAD Y ACOJIDA......NO A AL XENOFOBIA.
Margee M.
Margee M. 8 Agosto 2019 18:05
Cuando es.por el bien del país y su gente pues ¡Bienvenida la XENOFOBIA! APOYO A DON OSCAR POR SER TAN FRENTERO Y SIN TAPUJOS. FUERA LOS VENECOS DE COLOMBIA.
Justiniano
Justiniano 8 Agosto 2019 20:24
Con sus mentiras a otra parte, el problema del país no son los venezolanos, el gran problema de Colombia es la corrupción campante de nuestro políticos que se roban miles de billones de pesos del presupuesto nacional, provocando desigualdades sociales y generando todos los males escritos.
Leito Coleador
Leito Coleador 8 Agosto 2019 23:33
Sr Medina dele vergüenza criticar a Duque haciendo parte de los mismos idiotas que lo idolatraban y lo ponían en un altar. Tenga personalidad y deje de ser Sarten y acomodado, siga lambiendole al Uribestismo

Los que es un oportunista de mierda, mínimo el CD lo saco como cargajo de sastre y por eso esta hablando mal del Cerdo. Eso le pasa por lambemockus
Gustavo
Gustavo 9 Agosto 2019 07:49
A todos los venezolanos -buenos y malos- hay que invitarlos a un almuerzo o una cena frugal y carnívora. Que coman hasta que se arten. Pero a las viandas cuidadosa y previamente hay que inyectarles cianuro puro. ¡¡Y sam se acabó el problema!!
kike
kike 9 Agosto 2019 10:57
hay que ser mas claro las partes del país donde no hay progreso no es porque no lleguen dineros del Gobierno Central, si no porque a las personas que elegimos para que gobiernen gobernaciones y alcaldías se quedan con la platica.   el choco y la guajira son reflejo de eso y por todas partes es lo mismo en unas partes mas que en otras. 
Javier barragan
Javier barragan 9 Agosto 2019 12:19
Que Xenofobia que brota en las venas de este seudoperiodista, que tristeza lo absurdo de este articulo, incentiva mas violencia, que ego tan descarado   
Jimena Rico
Jimena Rico 9 Agosto 2019 13:27
A LOS VENECOS, TODOS SIN EXEPCION, ES PERENTORIO PONERLOS EN CINTURA. ESOS MALAMDRE  EN SOCIEDAD CON NUESTROS BANDIDOS CRIOLLOS ESTAN ACABANDO CON LA SOCIEDAD, Y COMO DICE MEDINA, MATAN Y ROBAN A SU ANTOJO PORQUE LA LEY NO LOS CASTIGA. Y EL CERDITO GUEVONCITO DEL DUQUE DANDOLES EL ORO Y EL MORO, ALGUIEN HA HECHO LA CUENTA POR ENCIMA DE CUANTOS MILES DE MILES DE MILLONES DE PESOS NOS COSTARA A TODOS LOS COLOMBIANOS MANTENER A ESOS 25 MIL CULICAGAOS VENECOS QUE DE LA NOCHE A LA MAÑANA SE VOLVIERON COLOMBIANOS. ¡LA VERGA! ESTAMOS CAGADOS Y CON EL AGUA LEJOS JUEPUYA.
Teresa Torres
Teresa Torres 9 Agosto 2019 21:18
Citar: Justiniano
Con sus mentiras a otra parte, el problema del país no son los venezolanos, el gran problema de Colombia es la corrupción campante de nuestro políticos que se roban miles de billones de pesos del presupuesto nacional, provocando desigualdades sociales y generando todos los males escritos.
Cuándo se atacará la raíz de la desgracia del pueblo colombiano, la Corrupción, esa si que ha provocado muertes y subdesarrollo. Qué lástima que este pueblo venda el futuro de sus hijos por un tamal y elijan un corrupto como gobernante.
Luchito
Luchito 10 Agosto 2019 10:55
AL INFIERNO LOS VENECOS Y SU LASTRE. NO LOS QUEREMOS EN COLOMBIA. O SE VAN...O LOS VAMOS. PUNTO.
El justiciero
El justiciero 10 Agosto 2019 17:56
Sigo insistiendo de dónde fue que sacó la licencia de periodista, si es que tiene, Óscar Medina. Seguro que no fue de un tamal... más bien parece haberla sacado de una letrina.
Uribestia arrepentido
Uribestia arrepentido 10 Agosto 2019 21:35
Que raro que elte periodista haga esos comentarios si en la campaña del puerco su presidente lo defendía a capa y espada y decía que era lo mejor

Agregar Comentario

Renovar código de seguridad
Cerrar
Cerrar