Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare
Camel ingenieria

Todo por la plata

Todo por la plata
Por Oscar Medina Gómez

Por causa de la voracidad corrupta de nuestra clase política y dirigencial, y su desidia y mediocridad administrativa que no le permite ponerse de acuerdo sobre quién o quienes se quedan con el contrato multimillonario, 70 mil familias -niños, jóvenes, ancianos, mujeres y hombres- estamos subyugados.

Hoy hace dos años -el 29 de mayo de 2011, cuando un derrumbe destruyo la planta de tratamiento de agua- empezó otra humillación y calvario para 150 mil yopaleños: el sometimiento a consumir todos los días agua contaminada.

Es inaceptable, vergonzoso y hasta criminal que primen los intereses de enriquecimiento de los interesados en los más de 80 mil millones que vale la planta. Criminal porque son centenares de personas de todas las edades las que se han afectado físicamente por el consumo de agua podrida.

Nadia asume responsabilidades. El gobierno municipal anterior de la alcaldesa Lilian Fernanda Salcedo y el actual de Willman Celemín tiran la piedra y esconden la cabeza en un hueco. Se atacan entre ellos como perros rabiosos. Lo mismo hacen desde Bogotá el Ministerio de Aguas y la Superintendencia de servicios públicos.

Pero mensualmente los recibos de cobro del consumo de “agua potable” siguen llegando puntuales a las casas de las sufridas familias. Es el régimen del absurdo. La tiranía de los déspotas.

Con la llegada hace un mes de Constantino Tami Jaimes, agente interventor y liquidador enviado por la Superservicios -que precipitó la salida del ineficiente gerente Edwin Miranda- la gente se pregunta: ¿en qué han cambiado las cosas? Yo respondo: en nada. O casi nada.

Se sigue especulando sobre soluciones temporales como la construcción de una planta modular, que según Tami va en un 10 por ciento de avance en la ciudad de Barranquilla. O como la perforación de 5 pozos profundos -con dineros de la gobernación y que no valdrían menos de 25 mil millones de pesos- , de los cuales dos han fracasado: el de Villa María y el del taller de obras públicas. Fracaso del que no se le ha explicado con suficiencia a la opinión pública.

Lo visible, lo cierto es que gracias al decidido apoyo de la industria petrolera, los yopaleños diariamente vemos ir y venir viejos carrotanques transportando agua no apta para el consumo humano. La planta definitiva, si le creemos a los políticos, no estará lista antes de tres años. Mientras, nosotros seguiremos pisoteados por un puñado de bribones. Digo yo.

Editorial Noticiero Casanare al Día en Emisora Manantial Estéreo 6-8 AM.


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar