Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

“Cuando se daba un muerto se desaparecían los documentos”: Mayor Soto Bracamonte sobre falsos positivos en Casanare

Ante la Comisión para el esclarecimiento de la verdad, la convivencia y la no repetición, el Mayor del Ejército Gustavo Enrique Soto Bracamonte, excomandante del Gaula Casanare entre 2006 y 2007, reconoció su participación en casos de desaparición de personas en el departamento.

Respecto a su responsabilidad frente a los asesinatos selectivos a civiles que el Ejército presentó como muertes de guerrilleros en combate, lo que se conoce en la opinión pública como “falsos positivos”, Soto Bracamonte sostuvo que tiene en su poder documentos que prueban el modo en que eran manejadas las estadísticas de bajas en el Ejército durante su periodo al frente del Gaula Casanare.

“Cuando fui titular del Gaula Militar Casanare, siempre traté de mantenerme en el top 10. Es decir, entre las 10 mejores unidades del Ejército (...) Cuando yo llegué, recibí la unidad, pues generalmente cuando se daba un muerto se desaparecían los documentos ¿Por qué se le desaparecían los documentos? El personal más antiguo, los soldados decían “no, para que sea más difícil identificarlo”. Permití que eso se realizara de esa manera porque muchos lo realizaban así, entonces lo reportaban como NN y pues yo también lo permití, por eso he aceptado mi responsabilidad”, sostuvo el mayor retirado del Ejército.

El reconocimiento de la participación directa en el conflicto como miembro de la Fuerza Pública por parte de Soto Bracamonte, se da en el marco del trabajo de la Comisión de la Verdad por encontrar el reconocimiento voluntario de responsabilidades individuales y colectivas por parte de todos quienes de manera directa o indirecta participaron en el conflicto para contribuir a la verdad, la justicia,  la reparación y la no repetición de los hechos en los que se vulneraron los derechos de las víctimas.

El excomandante del Gaula Casanare, es uno de los 11 miembros del Ejército, ya retirado de las filas, que ha denunciado amenazas contra su vida debido a las declaraciones que ha realizado ante la JEP sobre los casos de falsos positivos en la Fuerza Pública en el marco del conflicto armado interno en Colombia.

Luego de permanecer 10 años en prisión por su participación directa en la planeación y orden de estos crímenes, la JEP le concedió la libertad anticipada por su compromiso con la verdad relacionada con estos asesinatos selectivos a civiles.

De esta manera, en sus declaraciones además de admitir su responsabilidad, Soto Bracamonte pidió perdón a las víctimas: “Mi compromiso hoy es pleno porque quiero esclarecer la verdad. Una verdad plena y una exhaustiva y una verdad que sea temprana. Porque quiero que las víctimas acaben ya con ese dolor que yo les generé. Y quiero pedirle un perdón, un perdón a todas las víctimas. Un perdón de corazón por todo este daño que yo les cause”.

El testimonio se dio conocer mediante un vídeo de la Comisión de la Verdad, donde tres personas que participaron de manera directa en el conflicto armado interno -dos exintegrantes de grupos armados ilegales y uno de Fuerza Pública- reconocen su responsabilidad en la práctica de la desaparición de personas, en alguna de las cuatro modalidades que contempla el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Ya sean casos de desaparición forzada, o en circunstancias de secuestro, reclutamiento y combate.

Además de Soto Bracamonte, reconocieron su participación en casos de desaparición de personas José Éver Veloza, conocido como ‘HH’, excomandante del Bloque Calima y Bananeros de las AUC; y José Benito Ramírez, quien en la guerra fue conocido ‘Fabián Ramírez’, excomandante del Bloque Sur de las Farc-Ep.



Comentarios

Nicolas Madrid
Nicolas Madrid 25 Septiembre 2019 07:48
Las instituciones armadas se dañaron cuándo dejaron de seleccionar bien el personal de oficiales y suboficiales, debido a ello hoy tenemos como militares y policías delincuentes al servicio de las mafias. Indudablemente este sujeto era un delincuente que no le importaba asesinar personas inocentes sólo con el ánimo de ser condecorado, de recibir premios y comisiones al exterior, de seguir ascendiendo dentro de la institución; ingreso no para servir sino para que le sirvieran, es un personaje sin valores ni principios éticos. A este sujeto no lo daño la institución él ya venía con una mentalidad retorcida y daba mal ejemplo a sus subalternos.
Mario
Mario 25 Septiembre 2019 11:11
Y PENSAR QUE AUN HAY PROCESOS QUE DESCANSAN MUY REPOSADAMENTE EN LOS ANAQUELES DE LOS JUZGADOS....

Agregar Comentario

Renovar código de seguridad
Cerrar
Cerrar