Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare
Camel ingenieria

LOS MICOS PETROLEROS (1)

LOS MICOS PETROLEROS (1)
Por Oscar Vanegas Angarita*

Para los indiferentes de este país, quizá esta no sea una columna de opinión importante, pues están inmersos en sus propios problemas, proyectos personales y actividades de su entorno laboral; o entretenidos en sus televisores viendo novelas, realitys o partidos de futbol europeo.

Para quienes tienen amor de patria y sienten la cédula de ciudadanía en su bolsillo, este es un relato triste que les duele y les dará ganas de llorar. Me refiero a algunos “micos petroleros”. Considero como micos petroleros aquellas infamias legislativas que le generan ganancias extravagantes a las multinacionales petroleras, a costa de la riqueza del pueblo colombiano y del erario público. Por ejemplo:

Por solicitud directa de Estados Unidos, donde el subsuelo es propiedad privada, el Congreso de la República, a través de la Ley 120 de 1919, convirtió el subsuelo en propiedad de la Nación, respetando los derechos adquiridos; y a través de la ley 20 de 1969 despojó de los derechos sobre los hidrocarburos, a quienes tenían propiedad privada antes de 1919.

Posteriormente, la propiedad del subsuelo y de los recursos naturales no renovables, fue ratificada en el artículo 332 de la Constitución Política de 1991. Igualmente, mediante la misma Ley 120 de 1919, el Congreso dejó de ser quien asigna o avala la adjudicación de bloques o contratos para la exploración y explotación petrolera. Lo hace, desde esa fecha, el poder ejecutivo; inicialmente en forma directa, posteriormente (1974) a través de la junta directiva de Ecopetrol, y desde el primero de enero de 2004, a través de la junta directiva de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

¿Cuál fue el fin de dichas maniobras?: la no negociación con los propietarios de los terrenos por parte de las multinacionales, sino con los gobernantes de turno; quienes se dejan manipular y sobornar de la forma más descarada, entregando este recurso energético, trascendental e importante, en manos de las multinacionales. Hoy el soborno les sale más económico, pues sólo tienen que “negociar” con el presidente de la República, el Ministro de Minas y el presidente de la ANH.

En 1919, para lograr la re-adjudicación de las concesiones De Mares y Barco, tuvieron que sobornar a todo el Congreso, a quienes los gringos les regalaron los primeros carros que llegaron al país, y les becaron sus hijos para que estudiaran en Estados Unidos. Igualmente, Estados Unidos amenazó con invadir militarmente el país si no se derogaba el Decreto 1255 de 1919, a través del cual el presidente Marco Fidel Suarez había nacionalizado el petróleo; y el Congreso del país del norte, también amenazó con no ratificar el tratado Urrutia- Thomson (donde nos indemnizaban con 25 millones de dólares por los trabajos adelantados en el canal de Panamá), si no se aprobaba la Ley 120 de 1919, que ellos redactaron.

Como colombiano, a uno le da vergüenza y rabia, saber que hubiéramos podido ser el segundo país en nacionalizar el petróleo, para beneficio de todos los colombianos, si no hubiera sido por las presiones de un país que está acostumbrado al soborno y a la manipulación de gobernantes cándidos y corruptos, como los que hemos tenido en el pasado y que aún tenemos.

Esperen pronto los micos más recientes.

**Ing. de Petróleos. Presidente del Orseme.


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar